The Fur Aficionado

2019
Acrílico sobre tabla
Obra única
30 x 21 cm
PVP: 5000€

Enmarcado en marco de madera lacado en negro mate de 2,5 cm de grosor.

Descripción

La encarnación del mal en el cuerpo de una mujer es tan vieja como la Historia misma. Puedes preguntárselo a la bíblica Eva, acusada de arruinar por si sola una existencia idílica que habría sido eterna, o a la griega Pandora, custodia de la caja que contenía todos los males de la humanidad, caja que por supuesto abrió esparciendo las calamidades por el mundo. ¡Malas, muy malas!

Desde entonces no hay en la cultura popular dioses, humanos, ni personajes más malvados que las malas malísimas. Grabadas a fuego en el inconsciente colectivo y mitificadas desde el principio de los tiempos por la religión, el teatro, la música, la literatura, el cómic y el cine… las malas se llevan, eso sí, el gato al agua provocándonos además de temor, admiración, fascinación, y atracción.

La Fiambrera Art Gallery celebra su aniversario y la llegada del nuevo año con una exposición colectiva en la que todos sus artistas participan con una obra original.
Shag participa pintando a Cruela DeVille, personaje de ficción y la principal villana en la novela de Dodie Smith One Hundred and One Dalmatians (1956). En todas sus versiones, Cruella de Vil es una mujer obsesionada por los abrigos de piel. Tiene la mitad de su cabello blanco y la otra mitad de color negro, le encanta fumar y siempre intenta secuestrar a unos dalmatas cachorros para quitarles la piel.

shagSHAG, Josh Agle, (Sierra Madre, California, 1962)                         

Bajo la firma de Shag se esconde el artista norteamericano Josh Agle, nacido en Sierra Madre, California, en 1962 (su nombre artístico está formado por las dos últimas letras de su nombre y las dos primeras de su apellido).

Josh Agle acabó sus estudios de arquitectura en los años 80 y se dedicó al diseño gráfico, llegando a ser un exitoso ilustrador comercial para clientes como TIME o FORBES, y haciendo portadas de discos para grupos californianos, incluidos los de sus propias bandas. Esto le llevó a que en 1995 el editor de TIKI NEWS y organizador del festival TIKI OASIS, Otto Von Stroheim, incluyera una obra suya en una exposición colectiva en Santa Mónica; la obra llamó la atención de Billy Shire, coleccionista y propietario de la galería de arte La Luz de Jesús. En 1996 expone en una muestra colectiva allí y desde ese momento su carrera como artista se dispara. Para el propio Shire, “Shag ha creado un nuevo estilo que podría denominarse como el pster-cool del siglo XXI”.  Así empezó siendo un favorito de culto y uno de los máximos representantes del movimiento “lowbrow”, que con los años se ha convertido en un exitoso artista que coleccionan famosas estrellas de Hollywood, como Ben Stiller o Whoopi Goldberg, entre otros muchos, y que expone en las mejores galerías de Nueva York, Los Angeles, o Sidney.

En su extenso trabajo como ilustrador comercial destaca la serie de cuadros realizados para Disney para la conmemoración del 40 aniversario de Disney World.

La obra de Shag se distingue por un estilo único que, partiendo de la ilustración comercial característica de los años 50 y 60, recrea escenas teñidas de ironía y de humor travieso. Sus cuadros, de apariencia kitsch y colores brillantes, celebran el consumismo y la buena vida; sus personajes beben, fuman, y comen en escenarios estilosos y sofisticados, en casas de Richard Neutra o John Lautner, amuebladas por los Eames, Eero Saarinen, Arne Jacobsen y George Nelson.

Sus influencias estéticas y artísticas se nutren también de las primeras películas de James Bond, las fotografías del “Swinging London” de David Bailey o los trabajos de artistas como Robert Williams (fundador de la revista Juxtapoz), Keith Haring, o su muy admirado Mark Ryden.