Madrastrona G4

140.00

2019
Lápiz azul, acuarela y tinta sobre papel
Obra única
29 x 21 cm

Solo quedan 1 disponibles

retrato_lorenzo_gomezLORENZO GÓMEZ  (Almería, España, 1972)

Licenciado en Publicidad por la Universidad Complutense y graduado en ilustración en la Escuela de Arte Nº10, es autor de cómics e ilustrador, actividades que compagina con el diseño gráfico en Tau Design. Como ilustrador ha colaborado con El País, Training & Development Digest, ESQUITX, Benzina, así como con instituciones como Museo Cerralbo, Semana Negra de Gijón, o INJUVE.

Empezó su carrera en una pequeña agencia de publicidad de cuya experiencia surgió la serie 10 razones por las que odio trabajar en publicidad (2002, Revista Tos, números 1-3, Ediciones Sinsentido). Ganó el Certamen de Cómic del Injuve en 2001, publicando así El diario sentimental de Julian Pi (2003, Astiberri Ediciones). Con este mismo título obtendrá el premio a la mejor obra nacional en el Salón Expocómic de Madrid, y fue nominado en el Saló Internacional de Cómic de Barcelona como mejor obra, mejor guión, y autor revelación. La obra ha sido publicada en Francia y Portugal también. El grueso de su trabajo como autor, lo conforman historietas cortas como Tos (Ed. Sinsentido y Astiberri Ed.), Dos Veces Breve (Editorial Ariadna), Nosotros somos los muertos (Ed. Inrevés), El Manglar (Dibbuks), Humo (Astiberri Ed.) y Usted está aquí (Dibbuks). Uno de sus últimos proyectos ha sido la colaboración en De vítores y letras (2017, Universidad de Salamanca), coordinado por Emilio Gil, y el diseño gráfico y la codirección junto a Juanjo el rápido y Ricardo Esteban de la Revista de cómics en La Resistencia (2016-2017, Dibbuks).

Como ilustrador, Lorenzo Gómez tiene un estilo único en el que conjuga ternura, sensibilidad, ironía, humor y agudo análisis de la condición humana, que combina con un fabuloso trazo, para dar vida a personajes que habitan en su interior o que reflejan su “alrededor”. Dibujos sencillos y humildes, que, generando empatía en el espectador, conmueven con rotundidad el alma de quien los contempla, a veces para sonreír, a veces para encontrarnos con el niño que llevamos dentro y muchas veces para reconocernos en la cotidianidad de las escenas que representa.

Descripción

La encarnación del mal en el cuerpo de una mujer es tan vieja como la Historia misma. Puedes preguntárselo a la bíblica Eva, acusada de arruinar por si sola una existencia idílica que habría sido eterna, o a la griega Pandora, custodia de la caja que contenía todos los males de la humanidad, caja que por supuesto abrió esparciendo las calamidades por el mundo. ¡Malas, muy malas!

Desde entonces no hay en la cultura popular dioses, humanos, ni personajes más malvados que las malas malísimas. Grabadas a fuego en el inconsciente colectivo y mitificadas desde el principio de los tiempos por la religión, el teatro, la música, la literatura, el cómic y el cine… las malas se llevan, eso sí, el gato al agua provocándonos además de temor, admiración, fascinación, y atracción.

La Fiambrera Art Gallery celebra su aniversario y la llegada del nuevo año con una exposición colectiva en la que todos sus artistas participan con una obra original. Para esta ocasión, quinto aniversario de la galería, estos treinta artistas internacionales han reunido a algunas de las más perversas, las más temidas, las más odiadas… y también a las más molonas. Desde las más conocidas como Maléfica, Bette Davis, Cruela DeVille, o la Reina de Corazones, a las creadas para la ocasión por la calenturienta mente de nuestros artistas, ellas son las malas de la película. ¡Malas, muy malas!