Poster de la exposición “The Way Out Wagon to Wigtown”

12.00

2016
Impresión digital
42 x 30 cm

derek yanigerDEREK YANIGER (Arkansas, USA, 1960)

Desarrolló gran parte de su carrera profesional en compañías como Marvel Comics y Cartoon Network, habiendo sido parte del equipo de algunas series de éxito como Dexter, Las Súpernenas, o Transformers, hasta que un día decidió ser él el que, en sus propias palabras, “tocase sus propios bongos”.

Desde entonces ha expuesto en galerías de arte de varios países, es el diseñador de cabecera de los mejores festivales y convenciones “retro” del mundo como el Tiki Oasis, Viva Las Vegas, o Wild Weekend, y publica en prestigiosas revistas de cultura popular como Barracuda, Atomic, Car Kulture Deluxe, o Tiki Magazine.

El de Yaniger es un universo visual lleno de beatniks, tikis polinésicos, bailarinas hawaianas, stripers picantonas, oficinistas de los años 50, coches de carreras, cócteles, monstruos, bandas de jazz, etc.

Descripción

The Way Out Wagon to Wigtown es la primera exposición que se realiza en España de Derek Yaniger, el más divertido y aclamado ilustrador de la galaxia del retro-modernismo. En la exposición, subtitulada “nuevos trabajos de Su Alteza Real del retro-hipness Derek Yaniger”, podrá verse obra nueva original, así como serigrafías, bocetos, y todo lo necesario para conocer y amar el arte y el estilo de este chiflado dibujante norteamericano. Para la muestra La Fiambrera Art Gallery se llenará de beatniks fumando en pipa, tikis de los mares del Sur, simpáticos borrachines, bailarinas exóticas, oficinistas sacadas de un episodio de Mad Men, coches trucados, cócteles humeantes, monstruos de tebeo, pícaras stripers, tríos de jazz…

La inspiración de Derek nace de lo mejor de la ilustración, el cómic, la animación, y el diseño gráfico de los 50 y los primeros 60, y de todo el optimismo que recorría Estados Unidos en aquellos años reflejándose en la cultura popular: música, cine, arte, y consumo. Los coches tenían aletas gigantescas, en las casas de los barrios residenciales el sótano se convertía en un bar polinésico, la Luna y la conquista espacial se conocían a través de los programas para televisión de Walt Disney (y luego de Los Supersónicos de Hanna-Barbera), Las Vegas era la meca del entretenimiento y el glamur, y el easy-listening y el rock&roll del joven Elvis, los beatniks, los hipsters (originales), y el burlesque eran el pan nuestro de cada día.