Plaza Matute

250.00

2019
Tinta, rotuladores y gouache sobre papel acuarela
Obra única
42 x 30 cm

Obra enmarcada en moldura de madera natural de pino de 1.5 cm. Dimensiones de la obra enmarcada: 45 x 33 cm.
En el caso de que la obra sea comprada solicitando envío a domicilio la obra será enviada con marco pero sin cristal por motivos de seguridad.

Solo quedan 1 disponibles

Descripción

Curro Suárez es un ilustrador de trazo muy personal, irregular y perfecto a la vez, con mucho gusto por el detalle, que reproduce en sus dibujos lo que mira a través de su cámara de fotos; sus paisajes urbanos recuerdan a los escenarios por los que corretean algunos dibujos animados de los años 60 y 70. Una mezcla perfecta de amor por la arquitectura, perspectiva académica, color y cultura popular.

Son muy pocos los ejemplos de arquitectura modernista que hay en Madrid. Uno de los más destacados es La Casa de Pérez Villaamil situado en la castiza plaza de Matute.  Obra del arquitecto Eduardo Reynals, fue concebido como casa de viviendas, y construido entre 1906 y 1908; se realizó por encargo del ingeniero Enrique Pérez Villaamil —nieto del pintor Jenaro Pérez Villaamil— fue declarado Bien de Interés Cultural en 2013.

 

curro suarezCURRO SUÁREZ (Barcelona, España, 1973)

Aunque nacido en Barcelona, trabaja en Madrid como publicitario desde 1997. Como ilustrador, ha realizado encargos para BBVA, Coca-Cola, o Vodafone; ha hecho incursiones en la ilustración infantil, la televisión, o la música (para el grupo His Majesty The King, Imagen del desaparecido Neu! Club, etc.). Ha ilustrado portadas de la revista Visual o del boletín del Club de Creativos.

Le inspiran la naturaleza y la ciudad por igual, y muchas referencias de clásicos modernos y contemporáneos como Chagall, Sauvignac, o Jim Flora; así como estéticas y músicas de los 50, 60 y 70, el arte primitivo, Charley Harper, Richard Scarry, Quentin Blake, Blue Note Records, Hatch Show Print…pero siempre con un ojo puesto en la actualidad.

Su obra es colorista, animada, con preferencia por el dibujo del trazo, y un gran gusto por la arquitectura; cuando abandona la arquitectura para recrearse en individuos o animales, siempre muestra mezclas de sus referentes culturales occidentales y orientales, con un aire surrealista.